Isabel Perón fue la primer presidenta constitucional de los argentinos, cuando acababa de convocar a elecciones, dialogó con los partidos de la oposición y le hicieron el golpe de estado (cívico-militar) el 24 de marzo de 1976. Entre el terrorismo que nació de la acción católica, transformado luego en izquierda marxista-maoista, impidieron las elecciones.

La secuestraron, la torturaron, sometida a largos años de cárcel, que sobrellevó con dignidad. Fue la única que levantó la bandera de los “derechos humanos” en la ONU cuando el gobierno de facto secuestraba y mataba argentinos, y se la condenó al silencio. La dejaron sola, nadie la apoyó.

Este gobierno antiperonista de los Kirchner, quiso acusarla, para ensuciar su apellido Perón, por su defensa solitaria de los derechos humanos, de la soberanía nacional y del apellido del hombre que nos cambió la vida a los argentinos. Por todo ello, nos sumamos al homenaje y reivindicación de hoy, convocado por Diego Mazzieri, Sebastián García y demás compañeros. Es justo, es leal, es peronista, y afirmamos “Cristina es gorila, Isabel es Perón”.